¿Qué empresas son adecuadas para invertir nuestros ahorros?

Imagen artículo ¿Qué empresas son adecuadas para invertir nuestros ahorros?

Son muchas las empresas que cotizan en los mercados bursátiles y extrabursátiles, y de todas ellas, sólo algunas nos harán ganar dinero durante los próximos años y, lo que es aún más importante, pocas serán las que nos brinden la oportunidad de depositar en ellas nuestros ahorros con cierto grado de tranquilidad.

Francisco Hernandez de Pablos - Madrid

Es por ello que a la hora de invertir nuestro dinero en una empresa cotizada no debemos olvidar que esta debe.

  1. Estar en el sector adecuado
  2. Tener buenas perspectivas de negocio
  3. Desarrolle importantes barreras de entrada
  4. Que coticen por debajo de su valor contable

 

No debemos olvidar ..." si una empresa sólida cotiza por debajo de su valor contable, es muy probable que se encuetre infravalorada y por tanto estemos ante una buena oportunidad de inversión". 

Esta regla no se cumple de igual menera en todas las empresas. Por ejemplo, aquellas empresas que requieren de muy pocos activos para generar muchos beneficios y, que a su vez requieren de gastar poco dinero en mantener y reponer dichos activos, suelen cotizar 10 y hasta 20 veces su valor contable, y no por ello quiere decir que no sean grandes alternativas de inversión. 

Banner 728x90

Actualidad Económica:


¿Qué hacer cuando te roban la tarjeta?

Nadie está libre de que le roben o pierda la tarjeta pero ¿sabes cómo proceder en caso de que esto suceda?.


Tarjetas de crédito o tarjetas de débito, ¿cuál es mejor para mi?

Muchos de los pagos que realizamos en el día a día los afrontamos por medio de nuestras tarjetas bancarias y, dentro de estas, pocas son las diferencias que nos permiten distinguir entre las tarjetas de crédito y las tarjetas de débito a simple vista. La principal diferencia entre ambas modalidades de tarjetas bancarias radica en la forma de pago acometida por cada una de ellas.


El Cártel empresarial en España

El número de Cárteles en España en 2015 ha sido significativamente superior de lo que se podría esperar. Una política empresarial que va en detrimento de la competencia y con ello es perjuicio de los consumidores.