Seguros médicos

Los seguros médicos te permiten acceder a un cuadro más amplio de profesionales sin necesidad de colas y esperas ya que tú decides en qué momento acudir a un determinado especialista.


Los seguros médicos son herramientas que nos permiten acceder al sistema de sanidad privado. Bien es cierto que el servicio de la Seguridad Social nos da acceso médico de forma gratuita, sin embargo, los seguros médicos privados nos permiten acceder sin listas de espera y acudiendo directamente al especialista que necesitamos.

  • Tipos de Seguros Médicos

    Existen una amplia variedad de seguros médicos con diferentes coberturas. Es importante que conozcas cuáles son para saber si se adaptan o no a tus necesidades. Aquí te mostramos las modalidades más habituales:

    1. Seguros médicos sin copagos: en este caso pagas una cuota que puede ser mensual con disponibilidad total para acudir a las consultas médicas cuantas veces quieras o necesites. Además podrás elegir tanto los médicos como los centros que mejor te convengan en cada momento.
    2. Seguros médicos con copagos: además de la prima mensual que tendrás que pagar como asegurado, cada vez que visitas una consulta, deberás abonar una cantidad prestablecida en el contrato que has firmado con la compañía se tu seguro, siempre más inferior que el valor real de dicha consulta. Bien es cierto que la prima mensual será más reducida que en el caso anterior.
    3. Seguros médicos con reembolso: Con esta modalidad, nosotros elegimos el médico y los hospitales, independientemente de que nuestra compañía tenga o no un acuerdo con ellos, pagamos por adelantado y posteriormente la aseguradora nos reintegra entre el 70 y el 100 de los gastos.
  • Cuando contrates, ten en cuenta ...

    1. La carencia de los seguros médicos: se trata de un periodo de tiempo estipulado por la compañía donde no podrás hacer uso de tu seguro. Suele oscilar entre 3 meses y un año en función de la necesidad médica que tenga.
    2. Patologías preexistentes: las enfermedades que tengas antes de contratar el seguro –especialmente las que puedan suponer un incremento en el coste de los servicios-, han de ser comunicadas para que la aseguradora valore los riesgo que conlleva dicha enfermedad. En muchas ocasiones, estas quedan excluidas de las coberturas.
    3. Clausulas: Antes de firmar, revisa todas las cláusulas de tu contrato para comprobar que recoge todas las coberturas que necesitas en cada momento.

Aquí se muestran los siguientes entradas de seguros médicos