Ventajas e inconvenientes de una tarjeta de crédito

Imagen artículo Ventajas e inconvenientes de una tarjeta de crédito

Disponer de dinero en cualquier lugar y a cualquier hora frente a los intereses que tendrás que abonar al banco. Tú decides si te compensa o no utilizar una tarjeta de crédito.

Oscar Fierro González - Madrid

Todos contamos con alguna que otra tarjeta de crédito pero ¿sabemos realmente cuáles son las ventajas e inconvenientes de utilizarlas? Se han convertido en parte de nuestra vida por la comodidad que supone su uso, sin embargo, sobrepasarse puede traernos consecuencias.


Ventajas de utilizar una tarjeta de crédito.

Una de las principales, claramente, es que no necesitamos llevar dinero encima. Cualquier establecimiento las acepta y, lo que es mejor, si viajamos al extranjero es una muy buena opción para no viajar con tanto efectivo.

Utilizar una tarjeta de crédito en nuestras compras nos permite llevarnos el producto a casa y pagar más tarde.

Una de las principales ventajas de la tarjeta de crédito es la posibilidad de comprar algo aunque en ese momento no tengamos efectivos o dinero en cuenta.

Se trata de productos que por lo general van acompañados de una serie de seguros que nos dan tranquilidad en nuestras compras.

Y las desventajas de usar una tarjeta de crédito

El mayor inconveniente de la tarjeta de crédito es el posible descontrol. Generalmente vamos a disponer de dinero lo que puede conllevar compras que, a priori, no podemos permitirnos; y lo que es más importante, el dinero que te "preste" la tarjeta de crédito, tienes que devolverlo y si no lo haces en los plazos establecidos, la comisión puede ser bastante elevada.

Además del pago de los intereses por el dinero prestado, suelen ir ligadas al pago de comisiones mensuales de mantenimiento.

La entidad que te facilita la tarjeta de crédito, por lo general, te pondrá más inconvenientes para dártela que una tarjeta de débito ya que supone un mayor riesgo porque te están dejando el dinero aunque tengan garantías de devolución.

La realidad es que usar una tarjeta de crédito puede ayudarte o ahogarte, La clave está en que la utilices con cabeza y sabiendo que se trata de un dinero que siempre vas a tener que devolver.