Qué saber de un seguro médico privado antes de contratarlo

Imagen artículo Qué saber de un seguro médico privado antes de contratarlo

En ocasiones acudir a un especialista se convierte en una odisea. Por eso cada vez ganan más fuerza la adquisición de un seguro médico privado, pero antes de firmar ese contrato, debemos asegurarnos de todas las condiciones que conlleva.

Oscar Fierro González - Madrid

Hablar de educación y salud es hablar de dos aspectos fundamentales que nos gusta cuidar, tanto para nosotros como para nuestros seres queridos. Las interminables listas de espera en sanidad, por ejemplo, para ser atendidos por un especialista son agotadoras, especialmente cuando los dolores son insoportables aunque la gravedad de nuestra enfermedad no requiera una urgencia de primera necesidad.

Es por eso que cada vez cobra más fuerza la contratación de un seguro médico privado en el caso de la sanidad. Su ventaja más significativa radica en la posibilidad de asistir a dicho especialista casi en el mismo día en el que decidimos acudir a un determinado doctor. Sin embargo no es la única. En ocasiones los tratamientos experimentales se encuentran en las instituciones privadas sólo con un seguro médico privado, accedemos a ellos.

La clave de un seguro médico privado radica en la inmediatez del servicio, las mejores instalaciones y la posibilidad de elegir entre un amplio catálogo médico de especialistas.

¿Qué es un seguro médico privado?

Un seguro médico privado no deja de ser un contrato entre una compañía y una persona o personas particulares. A través de una serie de pagos, el usuario tiene acceso a unos servicios. Dependiendo de las cuotas y de los servicios contratados, el cliente podrá disponer de unas u otras coberturas.

¿Qué debes tener en cuenta antes de contratar un seguro médico privado?

Es importante, como comentábamos anteriormente, que tengas presente que según la cuota que pagas tendrás acceso a unos u otros tratamientos, por eso existen seguros con copago y sin ellos.

  • Seguro médico privado con copago: la cuota que pagarás será más reducida pero tendrás que abonar una cantidad cuando visites determinados especialistas. Si bien es cierto es que lo que vas a pagar al médico es menos que si fueses totalmente por privado, también es cierto que si vas habitualmente al médico, esta opción no te conviene.
  • Seguro médico privado sin copago: aquí simplemente pagas una prima y tendrás acceso a todos los servicios. Aun así, antes de contratar un seguro, has de asegurarte lo que te incluye ya que en ocasiones, las aseguradoras incluyen letras pequeñas que a la larga nos pueden dar más de una sorpresa.

Otros aspectos importantes que has de mirar antes de lanzarte a un seguro médico privado todas las condiciones, hablamos de la inclusión o no de la hospitalización, las clínicas que incluye, el periodo de carencia -la mayoría cuenta con varios meses desde la firma del contrato en los cuáles no podrás acudir a uno o varios servicios médicos-, el seguro dental o la cobertura internacional.