¿Qué es la TAE?

Imagen artículo ¿Qué es la TAE?

¿Cuántas veces hemos escuchado las siglas TAE? Y sin embargo es un concepto que pocas personas conocen realmente. Con este indicador conocemos el coste o el rendimiento de un producto financiero.

Silvia González Cerredelo - Madrid

Constantemente escuchamos numerosos términos financieros que no sabemos qué significan. Sin embargo existen algunos que, sí o sí, debemos conocer y saber qué suponen para nosotros. Este es el caso de la famosa TAE.

La Tasa Anual Equivalente o TAE es el rendimiento o el coste de un producto financiero donde se recogen tanto las comisiones como los gastos. La principal diferencia con los tipos de interés es que estos solamente recogen la compensación que recibe el propietario del dinero por cederlo temporalmente.

Sin embargo, en la TAE no figura las comisiones por transferencias, las penalizaciones por incumplimiento de contrato o otros gastos derivados de la contratación como notarios o impuestos. Esto es importante ya que puede traernos alguna que otra sorpresa como las comisiones por gasto de apertura que, aunque debería incluirlos, no siempre lo hacen.

  • ¿Para qué sirve la TAE?

Este indicativo nos va a permitir comparar diferentes productos, especialmente entre los que presentan similitudes para ver cuáles nos convienen más. Por ejemplo, a la hora de contratar un préstamos, la TAE es fundamental para saber el coste de devolución.

Es importante que sepas que todas las entidades están obligadas a informar tanto en su publicidad como en sus contratos sobre esta tasa.

Según nos indica el propio Banco de España, antes de contratar un préstamo, es clave la TAE, sin embargo una vez que tenemos el préstamo, para hacer una buena comparativa entre las ofertas que nos ofrece el mercado, el indicador que debemos tener en cuenta e el Coste Efectivo Remanente que hace referencia al coste real correspondiente al tiempo que nos queda para la devolución del préstamo.

Para calcular la TAE de forma sencilla y sin complicarnos existen numerosos comparadores. Uno de ellos es el que nos ofrece la Organización de Consumidores y Usuarios aunque existen otro muchos que, seguro, te serán de utilidad.