Actualidad Económica:


¿Cómo tributan los Fondos de Inversión?

Los beneficios generados por las inversiones en fondos de inversión tributarán como rendimientos de capital mobiliario en el IRPF. Tramos de tributación que se han visto modificados para este año 2016


¿Qué es el IRPF?

En plena campaña de la declaración de la renta, todavía son muchos los que no tienen claro qué es esto del IRPF y por eso, con este artículo, queremos arrojar algo de luz.


La calificación de rating de los Estados o Administraciones ¿Por qué es importante?

La Prima de Riesgo, solvencia y otros muchos conceptos quedan vinculados a la nota calificativa de un país. En resumidas cuentas, todas ellas hacen referencia al grado de certidumbre de una economía.

Me caso ¿mejor gananciales o separación de bienes?

Imagen artículo Me caso ¿mejor gananciales o separación de bienes?

Si casarse, para muchos, es casi como tocar el cielo, divorciarse puede convertirse en un infierno. Por eso y porque el amor lo puede todo, antes de decir sí, es importante que ambas partes piense en qué régimen quieren casarse, en gananciales o separación de bienes. Una decisión meditada a tiempo puede ahorrar muchos dinero en abogados mañana.

Silvia González Cerredelo - Madrid

El día de tu boda es uno de los más importantes de tu vida. Cuando una pareja decide darse el 'sí quiero' todo es felicidad y amor y creemos, firmemente, que el cuento de hadas acabará con el 'fueron felices y comieron perdices'.

Sin embargo, en muchas ocasiones, la tormenta llama a la puerta y, de pronto, el príncipe azul ya no es tan azul y la princesa no se despierta con una sonrisa. Es ahí cuando, seguro, agradeceréis haber dedicado un rato a decidir en qué régimen os habéis casados.

Es importante que, antes, conozcáis los dos tipos de regímenes más populares en España: bienes gananciales y separación de bienes. ambos con sus ventajas y sus inconvenientes. Según la comunidad autónoma, por defecto, se aplica uno de ellos. En la mayor parte predominan los gananciales, mientras que en otras, como Cataluña, si los recién casados no indican lo contrario, contraen matrimonio con separación de bienes.

 

 

  • ¿Qué diferencia existe entre gananciales y separación de bienes?

En el caso de estar casado en régimen de gananciales, desde el momento en que se toma dicha decisión, todo es de los dos -beneficios y deudas-, aunque existen excepciones como las herencias que sólo pertenecen a la persona que las recibe y no al cónyuge. Esto se aplica a todos los bienes conocidos como privativos.

Mientras, la separación de bienes indica que tanto el dinero como los inmuebles de los contrayentes son independientes. Este es un sistema que claramente facilita las negociaciones ante un posible divorcio.


  • Y entonces ¿qué es mejor?

No existe una fórmula mágica. El régimen de gananciales tiene inconvenientes fiscales y supone un mayor riesgo si existen, por ejemplo, negocios propios; sin embargo si una parte de la pareja decide quedarse en casa para, por ejemplo, criar a sus hijos, en caso de divorcio tendrá derecho a percibir la mitad de lo acumulado durante el matrimonio.

Mientras, la separación de bienes conlleva mayores ventajas fiscales al declarar menos renta y da mayor independencia; pero si, como en el caso anterior, una de las partes decide dedicarse a las labores del hogar, ante un divorcio, no tendrá derecho a nada y su trabajo no será reconocido.


  • ¿Existen otras opciones?

Además de gananciales y separación de bienes, hay otras fórmulas que puedes usar para prevenir un 'hasta aquí hemos llegado'.

Uno de ellos es el régimen de participación donde cada uno de los cónyuges tiene derecho a participar de las ganancias del otro durante el periodo que dure el matrimonio. En casa de divorcio, a cada uno le corresponden sus bienes aunque si uno ha ganado más que el otro, el primero ha de compensar al segundo. En España no se suele aplicar mucho ya que existen numerosos aspectos -la letra pequeña- que lo hacen bastante engorroso.

Otro método que las películas americanas han puesto de moda son los contratos prematrimoniales. No son más que un contrato previo al matrimonio para establecer las condiciones ante un posible divorcio futuro.