¿Cuál puede ser la titularidad de una cuenta corriente?

Imagen artículo ¿Cuál puede ser la titularidad de una cuenta corriente?

Las Cuentas Corrientes pueden tener numerosos titulares o tan sólo uno. En función al número de titulares de la Cuenta Corriente y la vinculación entre estos podemos encontrar diferentes tipologías.

Oscar Fierro González - Madrid

En muchas ocasiones, cuando acudimos a la entidad de confianza en busca de abrir una cuenta corriente solemos pensar que al frente de la misma tan sólo podemos estar nosotros mismos como titulares.

Pero esto no es cierto. Realmente la inmensa mayoría de las cuentas corrientes que se abren en España se hacen bajo la forma de titularidad única, pero debemos saber que existen otras modalidades de titularidad.


¿Qué tipos de cuentas corrientes podemos encontrar en función a su titularidad?

  1. La modalidad más usual que nos podemos encontrar son las conocidas como cuentas corrientes individuales.
    Como su propio nombre indica, se trata de cuentas corrientes donde el rasgo más distintivo es la titularidad de la misma. Esta recae sobre un único titular y todas aquellas decisiones operativas vinculadas a la misma recaen sobre dicho único titular.
  2. Otra de las modalidades que comercializan las entidades financieras son las cuentas corrientes conjuntas o mancomunadas.
    En esta modalidad de cuenta corriente la titularidad recae de manera directa sobre dos o más titulares. La peculiaridad más recalcable, además de la titularidad múltiple, es la capacidad de tomar decisiones operativas sobre la misma cuenta.
    En el caso de las cuentas corrientes conjuntas o mancomunadas, las decisiones sobre cualquier operación de la cuenta debe ser aprobada y firmada por la totalidad de los titulares mancomunados.
  3. Por último, otra modalidad a la que podemos acceder a través de la entidades financieras son las cuentas corrientes indistintas.
    En las mismas, la titularidad recae sobre dos o más personas y la gran diferencia con respecto a las cuentas corrientes mancomunadas es que las decisiones sobre cualquier tipo de operativa de cuentas pueden ser llevadas a cabo por cualquiera de los titulares sin necesidad de la firma de los otros titulares.


Ahora ya sabemos algo más sobre las posibilidades de titularidad que nos ofrecen las cuentas corrientes.  Por tanto, sólo nos queda conocer cuáles son aquellas cuentas corrientes que reúnen las condiciones que mejor se adaptan a nuestras necesidades.